¿Por qué los mexicanos utilizan recetas falsas?

  • La Secretaría de Salud Federal reportó que más del 80% de los mexicanos se automedica (www.gob.mx ). Esto significa que tomamos medicamentos por iniciativa propia, sin indicación ni receta médica.
  • Nos automedicamos porque anteriormente ha funcionado para aliviar algún dolor, similar o antes ya padecido, sin consultarlo con un médico.
  • Es más común automedicarse cuando padecemos dolores de cabeza, musculares, gripe o, en el caso de las mujeres, dolores menstruales.
  • Visitamos al doctor cuando el dolor apremia (es fuerte o nos es extraño), estamos en una situación de gravedad o si hay sangrado presente (aquí no hay duda de que corremos a verlo) (aristeguinoticias.com).

Seguro que todo esto te suena familiar.

automedicarse.jpg
Automedicación.

¿Por qué no acudimos a consulta más frecuentemente?

Especialistas del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UNAM han encontrado que las causas pueden ser (Op. cit.):

  1. Los altos costos de la consulta médica, así como de los medicamentos, y que en ocasiones nos resulta fácil o lógico repetir o concluir tratamientos para padecimientos similares.
  2. La facilidad con la que solemos repetir el consumo de medicinas según la memoria nos lo permite, en horarios y dosis aproximadas, no las adecuadas.

¿Es esto bueno para nuestra salud?, ¿hay algún riesgo en utilizar prescripciones falsas?

Autoprescribirse o automedicarse no es seguro para nuestra salud, ya que existen muchos riesgos que se ignoran al hacerlo.

Los riesgos más visibles, reportados por el Sector Salud, son:

  • Ausencia del efecto terapéutico esperado.
  • Generar resistencia a los antibióticos y presentar alergias a medicamentos que antes no se tenían.
  • Padecer los efectos secundarios al mezclar algunos medicamentos que no deben combinarse.
  • Presentar efectos secundarios o intoxicaciones por el uso excesivo de medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos relacionados con la gastritis y hemorragias digestivas.
  • Enmascarar otras enfermedades al tratar un síntoma y no analizar el estado completo de salud del cuerpo, tergiversando el diagnóstico al auto-prescribirse medicamentos para enfermedades más importantes que requieren de la intervención de un médico o especialista.
  • Abuso del consumo de medicamentos en tiempo y dosis ineficientes, generando tratamientos incorrectos.
  • Automedicarse al estar embarazada de alto riesgo porque algunos fármacos se absorben fácilmente por la placenta y pueden afectar la salud del bebé.

Autoprescribirnos medicamentos diseñados para tratamientos específicos es lo que pone en riesgo nuestro bienestar. Nuestra recomendación es acudir al médico, obtener un diagnóstico certero de tu padecimiento y consumir los medicamentos con recetas médicas. Todo para salvaguardar tu salud.
Para conocer más sobre el tema, también puedes leer los siguientes artículos:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *